Niños y niñas de Quillagua comenzaron a aprender con la ciencia en programa ViLTI SeMANN

Esta semana los niños y niñas de Quillagua tuvieron sus primeras sesiones por internet en el programa ViLTI SeMANN, que busca desarrollar habilidades blandas desde la educación inicial a través de la ciencia, recibiendo también los materiales para realizar los distintos experimentos en que trabajarán desde casa producto de la pandemia.

Toda una novedad resultó para los niños y niñas de la aislada localidad de Quillagua, y en medio de la emergencia sanitaria por el coronavirus, el inicio de sus primeras clases de Indagación Científica a través de internet del programa que pertenece a la UCN y es financiado por SQM, con el fin de traspasar herramientas a estudiantes de la primera infancia, que les permitirán desarrollarse a futuro como adultos pensantes y capaces de resolver conflictos buscando soluciones de manera científica.

Como dice la profesora a cargo, Bárbara Cortés, “no se trata de formar niñas y niños científicos, niñas y niños ingenieros, sino de formar adultos pensantes, que tengan la capacidad de decir ‘esto está mal, esto hay que solucionarlo de esta manera’, y una de las formas para hacerlo es desarrollando habilidades científicas”.

Manuel Cortés, director y único profesor de la Escuela Ignacio Carrera Pinto de Quillagua, contó que durante estos días “los niños y niñas han estado bien motivados esperando el momento para comenzar las clases, porque siempre han sido curiosos e inquietos, y eso les va a servir mucho para desarrollarse”.

El programa, que promueve el pensamiento crítico, el trabajo en equipo y la experimentación científica, entre otras, lleva 7 años desarrollando habilidades en niños y niñas de distintas comunas de la región y ahora, producto de la pandemia, lo sigue haciendo a través de una plataforma diseñada especialmente para continuar aprendiendo sin salir de casa.

Su directora, Olga Hernández, explicó que “es una metodología que potencia a todas y todos los niños, independiente de sus ritmos o estilos de aprendizaje, todas y todos van avanzando y trabajando, con muchas ganas y con mucha motivación”.

Dos son los grupos que comenzaron sus clases en Quillagua esta semana, reuniendo en total a 15 niños y niñas de la localidad que, a través de encomienda, recibieron sus materiales con los que podrán realizar los experimentos clase a clase y aprender de manera más práctica, asistidos por sus apoderados.

Al respecto la profesora también señaló que “la recepción que tuve, tanto de los estudiantes como de sus familias, fue increíble. Fue como sentirse parte de la comunidad, parte de Quillagua sin serlo. Es una emoción muy grande poder ver la ilusión de querer aprender más en sus ojitos y el apoyo que demuestran las familias es increíble también”.

Cabe destacar que las clases en Quillagua, así como las reuniones de apoderados, se realizan después de las tres de la tarde, porque es la hora en que el poblado recién cuenta con electricidad, y también que, por su lejanía, a veces experimenta dificultades de conexión de internet.

Pero, pese a ello, los niños y niñas de la localidad han participado con gran entusiasmo de su primera clase, demostrando que no hay dificultades que impidan seguir aprendiendo desde casa, aún en medio de una pandemia.

Más información sobre el programa, y una serie de experimentos científicos caseros, se pueden encontrar en la página www.viltisemann.cl y en las redes sociales del programa.